CASTAÑO DE INDIAS / Aesculus hippocastanum

Termina octubre. Las noches ya son mucho más largas, el frío comienza a llegar y los bosques, parques y jardines se ponen su vestimenta de otoño. Las calles se llenan del aroma de las castañas al fuego y a humedad; y las hojas de mil y una especies que toman colores amarillos, rojizos o anaranjados, forman remolinos de color cuando sopla el viento. Hojas que crepitan cuando caminamos sobre ellas avisándonos de que llega el frío.

Según Dioscórides, los turcos suministraban los frutos del Castaño de Indias a sus caballos viejos con objeto de calmarles la tos y aliviarles el asma. De alguna manera, la etimología del nombre científico hace referencia a esta leyenda: hippos, “el caballo”, y castanea, derivado del griego “la castaña”. Literalmente por tanto, “castaña de caballo”. Esta leyenda llevó a una larga confusión. En el siglo XVI era frecuente encontrarlo clasificado como Castanea equina, como por ejemplo hizo el insigne médico, científico y horticultor Carolus Clusius, que visitó y realizó lo que se considera la primera herborización sistemática de la Península Ibérica (Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum historia), y tuvo una estrecha colaboración con el sevillano Simón de Tovar, cuyo jardín de aclimatación fue uno de los más importantes de Sevilla y Europa en esos años de revolución botánica por la llegada de especies procedentes de América.

¿Es un roble? ¿Es un castaño? ¡No!, es una Sapindacea…

Este árbol de gran porte procede de los Balcanes, Cáucaso y la región indoirania. Territorios por los que transitaron precisamente los turcos antes de instalarse en la península de Anatolia, la Turquía actual. Pertenece a la familia Sapindaceae. Suele conocerse también por ello como Falso castaño por la similitud de sus frutos con el de los Castanea sativa (familia Fagaceae), el Castaño que todos conocemos. Sin embargo sus frutos, la castaña de Indias, puede que sean comestibles para los caballos, no así para los humanos, para quienes la aesculina es tóxica. A su vez, el cierto parecido de su fruto envuelto en su cápsula explican el nombre genérico aesculus, nombre latino del roble. Así lo hizo notar Plinio el Viejo en su Historia natural (siglo I d. C.) con la afirmación de que es uno de los árboles que producen bellotas, a su parecer, “como las del roble”… el Aesculus hippocastanum es un árbol que ha estado siempre lleno de confusiones; de lo que su nombre científico deja constancia.

En la enciclopédica descripción del mundo, de sus pueblos y costumbres, de sus animales y plantas, que hace Plinio está basada en múltiples fuentes escritas y variopintos testimonios orales antes que en comprobaciones realizadas desde la propia experiencia (lo que conlleva no pocas confusiones). Este visión del planeta conocido que hace el erudito romano será creída y se mantendrá en gran parte incuestionada en Europa hasta prácticamente el descubrimiento del llamado Nuevo Mundo. En este episodio clave de la historia mundial de redefinición del planeta, Sevilla jugó un papel preponderante.

De floración exhuberante, sus flores blancas (hay variedades rosadas) forman panículas pirámidales en primavera, dotándo a este gran árbol de un gran atractivo en parques y jardines, además de ser uno de los primeros árboles que cambian de color sus hojas, casi anunciando la llegada del otoño. Es por ello un árbol de gran porte que ha contado con bastate difusión en paisajismo.

* Si quieres saber más y dónde localizar los castaños de los Jardines del Real Alcázar, solo tienes que descargarte gratuitamente la aplicación de Nomad Garden, “Jardines del Alcázar”.

Anuncios

Publicado por

Nomad Garden

Los jardines son espacios de diálogo entre la Sociedad y la Naturaleza, laboratorios donde se vinculan las potencialidades de las plantas con los deseos humanos. La aspiración de Nomad Garden es celebrar y fomentar dichas alianzas desarrollando herramientas contemporáneas que las pongan en valor. Gardens are spaces of dialogue between the Society and Nature, laboratories where are linked the potential of plants with the human desires. The aspiration of Nomad Garden is to celebrate and promote such partnerships developing contemporary tools that give to them their value.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s